Economía Verde como clave para el desarrollo

Por Talia Contreras

En entradas anteriores hemos hecho referencia al término “economía verde” y hemos comentado algunos de los planteamientos en torno a éste. En esta ocasión profundizaremos sobre la importancia que este tema ha adquirido como una estrategia para lograr el desarrollo.

¿Qué es?

Si bien no existe una definición globalmente aceptada sobre economía verde, varios organismos internacionales han definido marcos conceptuales y parámetros en torno a su significado así como indicadores para medir el impacto de estas medidas.

El Programa de Naciones Unidas para Medio Ambiente (PNUMA) en su informe “Economía verde: Guía para el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza” plantea a la economía verde como un catalizador para el crecimiento económico y para la erradicación de la pobreza. En términos generales, el PNUMA define la economía verde como aquella que “mejora el bienestar humano y la equidad social, reduciendo significativamente los riesgos ambientales y la escasez ecológica”.[i] Por su parte, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) define el crecimiento verde como aquel que busca “fomentar el crecimiento y el desarrollo económico y al mismo tiempo, asegurar que bienes naturales continúen proporcionando los recursos y los servicios ambientales de los cuales depende nuestro bienestar”.[ii]

¿Por qué?

Ambos organismos internacionales consideran que las crisis globales, como el cambio climático, la crisis de los combustibles y sus efectos en los precios de los alimentos, la crisis del agua y la biodiversidad, propician una oportunidad única para reconsiderar los modelos tradicionales de crecimiento.

Hoy existen presiones insostenibles sobre los recursos naturales debido a la escases de los mismos y a la creciente demanda. Aquí presentamos algunos datos clave:

– La demanda de recursos naturales se ha duplicado desde 1966 y creció más del 40% entre 1992 y 2005.

– El 60% de los servicios en los ecosistemas está degradado.[iii]

– El 80% de las pesquerías está sobre explotado mientras el 40% de los bosques se han perdido en los últimos 100 años.

– Para 2030 solamente el 60% de la demanda mundial de agua podrá ser satisfecha.[iv] De hecho, hoy en día 2,700 millones de personas experimentan escasez severa de agua durante al menos un mes al año.

– Para 2050, las emisiones de gases de efecto invernadero crecerán 50%.[v]

Hoy la vida de entre el 60% y el 70% de la población actual depende de manera directa del medio ambiente. Un estudio reciente indica que actualmente utilizamos un 50% más de recursos de los que la Tierra puede proveer y de seguir así para 2030 requeriremos el equivalente a dos planetas para satisfacer nuestras demandas anuales.[vi]

Aunado a esto, los análisis de los organismos internacionales señalan que los costos de la inacción son potencialmente mayores a los costos actuales asociados a la reconversión económica hacia una economía verde.

Efectos en desarrollo

La economía verde enfatiza el hecho de que no existe un dilema entre progreso económico y desarrollo sostenible, sino un gran potencial para lograr las metas medioambientales y al mismo tiempo restaurar el crecimiento económico mientras que se atienden otros desafíos como la pobreza, incluso a una mayor velocidad.

Por ejemplo, en el informe del PNUMA antes mencionado los expertos concluyen que la reasignación del 2% del PIB mundial en sectores clave mejorará, en el largo plazo, el rendimiento económico e incrementará la riqueza mundial.[vii]  Ello debido a que las políticas de crecimiento verde buscan impulsar la inversión y el empleo para generar nuevas fuentes de crecimiento económico al estimular la demanda de tecnologías, productos y servicios verdes y abrir nuevos mercados verdes. Por ejemplo, el estudio plantea que cambiar a una agricultura sustentable podría incrementar el empleo global hasta un 4% en la próxima década. La expansión de las energías limpias e inversiones en eficiencia energética podría generar un incremento del 20% de empleo para 2050.[viii]

Asimismo, se esperan impactos positivos en la reducción de pobreza en tanto varios de los sectores identificados como potenciales en la economía verde son particularmente importantes para la población de bajos ingresos, como la agricultura, la silvicultura, la pesca y la gestión del agua. Por ejemplo, en el área de los servicios de los ecosistemas existe un gran potencial pues ésta representa entre el 47% y el 90% del denominado “PIB de los pobres”.

Impulso internacional

Varios países ya han comenzado a adoptar políticas y programas encaminadas a impulsar la transición hacia modelos de economía verde. Corea del Sur adoptó en 2009 una Estrategia Nacional de Crecimiento Verde que establece instrumentos legislativos y metas muy concretas en sectores clave, previendo inversiones de US$ 36 mil millones (3% del PIB) para crear 960,000 nuevos empleos. Otro ejemplo importante es el duodécimo Plan Quinquenal de China el cual prevee una inversión global de US$ 468 mil millones en sectores verdes y en el desarrollo de nuevas tecnologías bajas en carbono.

También el tema ha generado gran interés en foros internacionales como Río+20 Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, y el G20 donde se ha adoptado este tema como uno de sus ejes centrales. Sobre este último punto, profundizaremos en nuestra siguiente entrada.

Críticas

Varias organizaciones e incluso países se han manifestado en contra del concepto de economía verde. Por un lado, algunos argumentan que este enfoque no es distinto al de desarrollo sostenible pues los objetivos son los mismos.[ix] Algunos otros argumentan que valorar el capital natural como factor de la producción, como lo plantean el PNUMA y la OCDE, puede volverse una forma de privatización de los recursos naturales a favor de los países desarrollados.[x] También se argumenta que la transición hacia formas más ecológicas y sectores que generan menos emisiones generará impactos negativos como la pérdida de empleos en los sectores que no son tradicionalmente verdes.

Crecimiento balanceado y sostenible

Como es evidente la discusión sobre la economía verde es un tema muy amplio. La evidencia demuestra que los modelos de producción y consumo actuales son insostenibles y es necesario tomar medidas urgentes no solo para revertir los daños al medio ambiente sino para asegurar nuestra propia subsistencia. Desde una perspectiva general, la economía verde puede representar una visión renovada de la política ambiental y la económica. Sin embargo, es necesario establecer los incentivos correctos que permitan en el largo plazo alcanzar un crecimiento balanceado y sostenible tanto en términos ambientales como en términos sociales.

En nuestras próximas entradas continuaremos reflexionando sobre las diferentes perspectivas de la economía verde y sobre temas más específicos, en particular, aquellos temas relevantes para México. También los invitamos a participar en la Cumbre Negocios Verdes el próximo 19, 20 y 21 de septiembre, donde el tema del evento será “Economía y Crecimiento Verde: los retos para México”.


[i] UNEP (2012). What is the “Green Economy? Recuperado de http://www.unep.org/greeneconomy/AboutGEI/WhatisGEI/tabid/29784/Default.aspx

[ii] OECD (2011). Towards Green Growth Spanish Summary. Recuperado de   http://www.oecd.org/dataoecd/41/48/47984502.pdf

[iii] UNEP (2011). Towards a Green Economy: Pathways to Sustainable Development and Poverty Eradication. Recuperado de www.unep.org/greeneconomy

[iv] McKinsey and Company (2009). “Charting our Water Future: Economic Frameworks to Inform Decision Making.” 2030 Water Resources Group, Munich. Recuperado de http://www.mckinsey.com/App_Media/Reports/Water/Charting_Our_Water_Future_Exec%20Summary_001.pdf

[v]  OECD (2012). Environmental Outlook to 2050: The Consequences of Inaction. Recuperado de http://www.oecd.org/environment/environmentalindicatorsmodellingandoutlooks/49884278.pdf

[vi] WWF (2012). Planeta Vivo. Informe 2012. Biodiversidad, biocapacidad y propuestas de future. Recuperado de http://www.wwf.org.mx/wwfmex/planeta-vivo.php

[vii] Los sectores incluidos son la energía, la agricultura, la pesca, la silvicultura, el turismo, la industria, la construcción, el transporte y la gestión de residuos.

[viii] UNEP (2011). Towards a Green Economy: Pathways to Sustainable Development and Poverty Eradication. Recuperado de www.unep.org/greeneconomy

[ix] Barbara Unmüßig (2012). The Green Economy –The New Magic Bullet? Recuperado de http://www.boell.org/downloads/Unmuessig_Green_Economy_Magic_Bullet.pdf

[x] Cumbre de Los Pueblos. Declaración final de la Cumbre de los Pueblos en la Río+20. Recuperado de http://rio20.net/propuestas/declaracion-final-de-la-cumbre-de-los-pueblos-en-la-rio20

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: