Seguridad Alimentaria: Alimentos Orgánicos vs Alimentos Transgénicos. (1a. parte)

Por Daniel López Velarde

A principios del presente año, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesa y Alimentación, mejor conocida como la SAGARPA, reportaba un Índice de Seguridad Alimentaria en México de 92.8 puntos en 2011, previendo que para el final de este año aumentará a 96. Este índice mide la dependencia o independencia alimentaria del país al conocer la producción nacional de los alimentos, las exportaciones globales y las importaciones realizadas de los mismos para poder proveer a sus habitantes con la cantidad suficiente de alimentos que la población demanda.

Sin embargo, antes de continuar, es necesario que definamos el término de Seguridad Alimentaria para que entendamos mejor de lo que estamos hablando. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Seguridad Alimentaria consiste en la capacidad de producir alimentos y garantizar que las personas cuenten con el acceso físico y económico a una cantidad suficiente de los mismos para subsistir. Por lo que para lograrlo, los gobiernos deben trabajar en conjunto con los diferentes sectores involucrados, como lo son: los agricultores, los pescadores, los silvicultores, las comunidades indígenas, los “retailers”  y todos los demás grupos que intervienen en el sector alimentario.

Ahora, regresando al Índice antes mencionado, México y otros países de América Latina presentan una situación particular que ha sido analizada en recurridas veces por expertos en el tema, ya que a pesar de que nuestro país es una de las economías emergentes del mundo, a la fecha hay sectores de la población que no tienen acceso a estos alimentos, por lo cual México aún presenta vulnerabilidad alimentaria, especialmente por la dependencia que actualmente tiene con los Estados Unidos de Norteamérica para importar alimentos de la canasta básica como el maíz, la disminución de la mano de obra en el campo y por la falta de generación de políticas públicas que incentiven la productividad y la sustentabilidad de los sectores agropecuario y pesquero mexicano.

Para poder promover la Seguridad Alimentaria de los países, algunos expertos proponen dos tendencias en los sistemas agrícolas, la producción de Alimentos Orgánicos Locales y los Alimentos Transgénicos, cada uno de estos tienen sus pros y contras, por lo que en esta primera parte nos enfocaremos únicamente en la Agricultura Orgánica para después compararla con los Alimentos Transgénicos y que el lector llegue a sus propias conclusiones.

La Agricultura Orgánica está definida por la FAO, como un sistema que toma en cuenta las posibles repercusiones ambientales y sociales al eliminar la utilización de insumos externos, como lo son los fertilizantes y plaguicidas sintéticos, medicamentos veterinarios, semillas y especies modificadas genéticamente, conservadores, aditivos e irradiación. En su lugar, la agricultura orgánica utiliza otro tipo de prácticas conocidas como “Enriquecimiento de Suelo”, que mantienen e incrementan la fertilidad de la tierra y evitan la propagación de plagas y enfermedades.

Entre estos métodos se encuentran la rotación de cultivos y la siembra de cultivos mixtos, el uso de fertilizantes orgánicos y la labranza mínima. Además de las ventajas mencionadas, este tipo de prácticas presentan múltiples beneficios ambientales a mediano y largo plazo, ya que este tipo de agricultura ayuda a combatir la erosión del suelo mediante una correcta circulación de nutrientes, lo cual a su vez reduce el peligro de contaminar el agua subterránea, al mismo tiempo que contribuye a mitigar el calentamiento global mediante la capacidad incrementada de retener el carbono en el suelo.

En muchos países, especialmente de la Unión Europea y Estados Unidos, existen incentivos fiscales, apoyos para la obtención de créditos e incluso ayudas económicas en forma de pagos para los agricultores que deseen adoptar los métodos de Agricultura Orgánica, ya que la adopción de estos sistemas lleva cierto tiempo en lo que se restablece la actividad biológica de los ecosistemas agrícolas. Sin embargo, una vez que los suelos se restauran de los insumos externos, la tasa productiva de cosechas aumenta.

En este sentido, la agricultura orgánica permite aumentar la producción de alimentos en las zonas marginadas, mediante una adecuada gestión de sus recursos locales, lo cual permitiría garantizar la seguridad alimentaria local e incluso una mejora económica de las comunidades agrícolas, gracias a un incremento en sus ingresos; no obstante, este tipo de agricultura también tiene sus desventajas, ya que de acuerdo a la FAO, en los países industrializados los agricultores orgánicos no pueden producir la cantidad de alimentos necesaria para cubrir al total de la población, por lo cual este tipo de agricultura no puede garantizar la seguridad alimentaria a todos los habitantes de las grandes metrópolis.

Hasta el momento hemos hablado de la Seguridad Alimentaria y hemos explicado un poco de lo que son los Alimentos Orgánicos como un sistema para asegurar la producción de cosechas a nivel mundial. En la siguiente entrada hablaremos de los Alimentos Transgénicos, otra de las tendencias en los sistemas de producción agrícola para responder a las necesidades alimentarias de todos los habitantes de nuestro planeta.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

1 comentario

  1. Seguridad Alimentaria: Alimentos Orgánicos vs Alimentos Transgénicos. (2a. parte) « Blog de Negocios Verdes (Tecnológico de Monterrey)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: