Productos Locales

Por Daniel López Velarde

La Secretaría de Relaciones Exteriores dio a conocer recientemente que China ha autorizado la exportación de carne de puerco a su país, lo cual es un gran paso para la economía de nuestro país.

Sin embargo, me surgió la duda de qué método de transporte es el más eficiente para transportar toneladas de alimentos mexicanos a China, y cuál es el menos contaminante.

Y fue mientras realizaba una pequeña investigación al respecto cuando descubrí alternativas sencillas y ecológicas que también tienen contribuciones a la economía mexicana.

Tal vez la idea no beneficie los tratados de libre comercio y vaya en contra de la globalización, no obstante es otra manera de realizar comercio justo y más amigable con el medio ambiente que se realizaba desde tiempos muy antiguos y a la fecha se sigue realizando pero ya no de una manera adecuada a la situación actual del país. Se trata de los productos locales.

Como lo indica la Revista del Consumidor, comprar productos locales es benéfico para el medio ambiente, ya que utilizarán menos energía para su transporte desde su lugar de siembra y cosecha hasta nuestros hogares; por otro lado, elegir alimentos frescos o de temporada para nuestra alimentación nos permite tener ahorros económicos y benéficos para el medio ambiente, ya que la comida congelada consume 10 veces más energía que la fresca para su conservación.

De acuerdo con el Inventario Nacional de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, publicado en Septiembre del 2006 por el Instituto Nacional de Ecología en México, el sector de transporte ocupa el 18% del total de emisiones de los gases de efectos invernadero que propician el calentamiento global. El transporte de alimentos ya sea vía aérea, marítima o por carretera, está incluido dentro de las actividades de esta categoría, de manera que al consumir productos provenientes de comunidades lejanas, contribuimos activamente a la generación continúa de estos gases.

Para remediar este problema, una medida que se está promoviendo es la compra o el trueque de productos locales, la cual es una alternativa viable y ecológica que permite la reducción de nuestra huella de carbono ya que evitamos los traslados largos e innecesarios de mercancías, al mismo tiempo que favorecemos la agricultura local.

Para Estados Unidos y Canadá existe una página que promueve la compra de estos productos llamada Buy Local, la cual funge como un buscador en línea de establecimientos por ciudad donde se puede adquirir comida como frutas y verduras cosechadas en algún lugar cercano a su comunidad. Esto trae un beneficio social y económico ya que se apoya el trabajo de campesinos mientras que se fortalece la economía local por medio del sector agrícola.

Ejemplos de estas iniciativas en nuestro país, se dan en la Ciudad de México por parte del gobierno de la entidad y asociaciones civiles. El Mercado el 100,  la cual es una Asociación Civil sin fines de lucro que tiene como función organizar un mercado de alimentos en las calles de la ciudad, donde los capitalinos encuentran una alternativa para la compra de alimentos frescos locales a un precio racional, ya que los productores de alimentos que se encuentran ofreciendo sus productos se encuentran máximo a 100 millas a la redonda del D.F., por lo que se apoya el comercio justo y el desarrollo sustentable de la región.

Y finalmente, otra opción para los habitantes del D.F. se encuentra en el Mercado de Trueque de residuos sólidos organizado en el bosque de Chapultepec por el gobierno del Distrito Federal, donde se realiza un intercambio de residuos reciclables por productos agrícolas producidos en la ciudad, de tal manera que se fomenta la productividad de las tierras agrícolas que se encuentran ubicadas al sur de la ciudad y contribuimos a la disminución de la huella de carbono.